Blog

gerac - German acupuncture trials

En el año 2001 se realiza en Alemania uno de los mayores ensayos clínicos realizados en acupuntura. 1162 pacientes previamente diagnosticados de dolor crónico de espalda participan en este estudio. El objetivo del ensayo es comparar la eficacia del tratamiento acupuntural frente al tratamiento convencional, consistente en la combinación de medicación y fisioterapia. El estudio concluye que el tratamiento acupuntural resulta dos veces más eficaz que el convencional en el tratamiento del dolor crónico de espalda.

A partir de los resultados de este estudio, en el año 2006 las autoridades sanitarias alemanas deciden cubrir mediante la seguridad social los tratamientos acupunturales en los casos de dolor crónico de espalda.

Lo que muchas madres desconocen

En los primeros años de vida, más o menos hasta la edad de 7 años en la que el niño o niña comienza a mudar los dientes de leche, ésta se nutre energéticamente de su madre. Hasta esta edad es muy pequeña la reserva energética de los niños y mucha la demanda. En los casos en los que la madre no está disponible este aporte energético lo realiza el padre o en su caso la(s) persona(s) con la(s) que está conectada. Tras el corte del cordón umbilical la leche materna es el primer alimento físico de los bebés. Esta leche es sustituida por alimentos externos en los primeros meses o años de vida, pero es la madre quien energéticamente alimenta al hijo o hija hasta que a la edad aproximada de 7 años sus riñones comienzan a crecer. La Medicina China establece que los dientes, al igual que el resto de huesos, se nutre de la energía de los riñones, que a su vez cumplen la función de reserva energética comparable a la función que una batería ejerce en un coche. Los dientes de leche, como su nombre indica, están asociados a la nutrición materna y no es hasta la edad aproximada de 7 años, cuando los riñones del niño o niña comienzan a crecer que comienzan a mudarse por dientes definitivos.

La demanda energética que el hijo o hija realiza de la madre supone un desgaste adicional importante para ésta, que a pesar de variar en función de las circunstancias que rodean a la madre y al propio niño, no es suficientemente considerado en la mayoría de las ocasiones. Los cambios socioeconómicos y culturales vividos en las últimas décadas han hecho que la mayoría de las madres trabajen también fuera del hogar compaginando ésta función de nutrición energética con muchas otras exigencias. Como consecuencia de ello se ha incrementado el número de mujeres con hijos pequeños que acuden a consulta aquejadas de síntomas que tienen en su origen un agotamiento de la energía del riñón; tales como: agotamiento, dolores de espalda, vértigos y ansiedad-depresión. El tratamiento, en estos casos pasa por la toma de conciencia de la transferencia energética madre->hijo, aumentar el reposo en la medida de lo posible, cuidar la alimentación y fortalecer la energía del riñón de la madre a través de la acupuntura y la fitoterapia

" el yodo radiactivo no ocasiona migrañas"

Esto es lo que el médico le dijo a una paciente antes de acudir a mi consulta a finales del 2014. Desde hacía 10 días sufría varios episodios diarios de migraña, en los que, durante una hora, experimentaba un dolor invalidante que describía como si le estuvieran clavando un montón de clavos en la cabeza. Era la primera vez que sufría migrañas y la única experiencia extraordinaria que recordaba era que 2 semanas antes de comenzar a sufrir los dolores le habían suministrado Yodo Radiactivo (I-131) para el tratamiento de unos nódulos en la glándula tiroides.

El hígado, entre sus múltiples funciones se encarga del filtrado de las toxinas de la sangre. La alta carga de toxicidad de este medicamento exigía un sobreesfuerzo tal al hígado que en cuanto la actividad digestiva, el horario (cada dos horas la cantidad de energía aumenta en uno de los 12 órganos y vísceras) o la emocionalidad hacían que aumentara la actividad del hígado, éste se colapsaba. El calor generado por la alta toxicidad y el propio colapso de la energía de hígado ascendía en forma de llamaradas a la cabeza (fuego de hígado que asciende a la cabeza) provocando las migrañas. El tratamiento se centro en fortalecer la eliminación de ese calor tóxico con ayuda de plantas amargas y refrescantes así como con acupuntura. En tres sesiones las migrañas habían remitido.

El conocimiento de las funciones de cada órgano y de las exhaustivas relaciones entre órganos y diferentes partes del cuerpo que alberga la Medicina Tradicional China permiten resolver situaciones correlacionando síntomas y sucesos que para la medicina convencional no guardan relación alguna.